Camino Fisterra/Muxía

De Santiago de Compostela a Fisterra. 4 etapas. 90 kilómetros.
De Santiago de Compostela a Muxía. 3 etapas. 82 kilómetros.


*

El Camino a Fisterra y Muxía es el único cuya meta no es Santiago de Compostela, sino su inicio. Cada vez son más los peregrinos que deciden prolongar su Camino y conocer lo que los antiguos llamaban el Fin de la Tierra. El poderoso océano Atlántico y unos hermosos atardeceres sobre la costa son la recompensa.

El Camino de Santiago a Fisterra discurre a través de 89 kilómetros que suelen realizarse en 4 etapas, atravesando pueblos de interior como Negreira, Olveiroa o Cee. Una vez en Finisterre es costumbre cumplir 3 ritos: de purificación, de muerte y de resurrección. El peregrino también puede optar por Muxía como meta final de su Camino. En plena Costa da Morte, esta villa marinera es conocida por el santuario de A Nosa Señora da Barca, lugar en el que según cuenta la leyenda, la virgen María llegó en barca para animar al Apóstol Santiago en su tarea evangelizadora. Para llegar a Muxía, el peregrino tiene dos opciones. Llegar a Fisterra y de ahí bordear la costa hasta Muxía, sumándole una etapa más (28km). O bien en el Camino que va de Santiago a Fisterra desviarse en la localidad de Hospital hasta llegar a Muxía (87 km) y si quiere, desde Muxía llegar a Fisterra.

*

Esta Ruta del Camino de Santiago tiene a la capital de Galicia no como destino, sino como punto de partida hacia el cabo Finisterre y el Santuario da Virxe da Barca de Muxía.

Es una especie de epílogo que lleva a los peregrinos a prolongar su recorrido hasta lo que se creía la parte más occidental de Europa, lo que los antiguos consideraban el Fin del Mundo o el Finis Terrae.

Persiguiendo el Finis Terrae
El Camino a Fisterra y Muxía es una ruta milenaria que se remonta a civilizaciones prehistóricas, que continuó con los celtas y que fue asimilada por el cristianismo. Nace de la tradición de caminar hacia el oeste, siguiendo el movimiento del sol, para descubrir los límites del mundo conocido.

Fisterra es uno de esos puntos mágicos en los que el sol es engullido por el océano, creando una atmósfera muy mágica, llena de espiritualidad, que muchos peregrinos buscan experimental cada año.

La tradición jacobea enseguida adoptó este Camino y ya el Códice Calixtino señala que discípulos del Apóstol Santiago viajaron a la ciudad de Dugium, actual Fisterra, en búsqueda de la autorización romana para poder enterrarlo en Compostela. En el siglo IX, año en el que se descubrió el sepulcro del Apóstol, muchos peregrinos continuaban su Ruta hasta la Costa da Morte.

Aparición de la Virgen en Muxía
Muxía es la otra meta de este Camino que comienza en Santiago. Concretamente, el Santuario de A Virxe da Barca, templo que se funde con las rocas y el mar. La tradición jacobea cuenta que la Virgen María llegó al lugar en una barca de piedra para darle ánimos al Apóstol durante su misión evangelizadora.

El peregrino que llega al Santuario de Muxía podrá contemplar tres piedras que, según la tradición, formaron parte de la barca que llevó hasta allí a la Virgen: el casco, la vela y el timón del barco.

El casco se identifica con la Pedra de Abalar (piedra de abalar), a la que se le atribuían propiedades curativas y de fertilidad. La vela es más conocida como Pedra dos Cadrís (piedra de los riñones). La tradición manda pasar nueve veces por debajo de esta piedra para aliviar dolores de espalda. Por último, el peregrino encontrará también la Pedra do timón (piedra del timón).

De tres a cinco etapas
Santiago de Compostela es el punto de inicio de ambas rutas, con salida desde el Obradoiro por la rúa das Hortas y San Lourenzo. Los pasos del peregrino nos llevarán hasta uno de los puntos claves de esta Ruta Jacobea: Ponte Maceira, lugar mítico que según la tradición cruzaron los discípulos de Santiago rumbo a Fisterra.

La primera etapa de ambas Rutas finaliza en Negreira y la segunda en Olveiroa, parroquia en la que el peregrino podrá disfrutar de una rica arquitectura popular. Aquí, el Camino se divide:

  • Ir de Santiago de Compostela a Fisterra son 4 etapas, sumándole Olveiroa-Cee y Cee-Fisterra. El Camino puede finalizarse allí o realizar una treintena de kilómetros más hasta Muxía.

  • Ir de Santiago de Compostela a Muxía reduce el Camino a tres jornadas, ya que de Olveiroa el peregrino se dirige directamente a Muxía. De ahí también es posible sumarle otros 30 kilómetros y llegar a Finisterre.


A lo largo de esta Ruta se puede disfrutar de pequeños templos de gran tradición religiosa como San Martiño de Duio y la iglesia de Santa María das Areas en Fisterra o la iglesia de Santa María de Muxía. Si queréis disfrutar al máximo de la experiencia, os dejamos un mapa con 10 cosas que hacer (y no hacer) en tu Camino a Fisterra y Muxía.

Fisterrana y Muxiana
En los 90, la Ruta a Fisterra y Muxía fue recuperada como Camino de Santiago por la Asociación Galega de Amigos do Camiño de Santiago (AGACS) y reconocida por la Xunta de Galicia como Ruta oficial.

Ambas Rutas cuentan con su acreditación oficial, una especie de Compostela que acredita haber realizado este Camino de Santiago. La Fisterrana es el documento que acredita la peregrinación a Fisterra y se recoge en el Albergue Público. Por su parte, los peregrinos que recorren el Camino hasta Muxía pueden retirar la Muxiana en la Oficina de Turismo de esta localidad de la Costa da Morte.

Hay peregrinos que deciden hacer el Camino de Fisterra o Muxía a la inversa, teniendo Santiago como meta. Aquellos que lo hagan así podrán conseguir la Compostela. Para ello habrá que realizar el tramo costero que une ambos puntos, Muxía y Fisterra, para luego completar la Ruta hasta la capital gallega, recorriendo así los 100km mínimos exigidos para conseguir la certificación del peregrino.

La Ruta cada año es más popular, gracias a sus diversos atractivos y el principal aliciente de finalizar el Camino oteando el horizonte del Atlántico. La famosa Costa da Morte, bautizada así por los múltiples naufragios acontecidos en sus aguas, conserva su belleza y muchas de las leyendas que la hicieron popular y temida a lo largo de los siglos: una franja marítima agreste, de acantilados y oleaje, con la que es difícil competir en belleza.

Cómo regresar al punto de partida

Cómo volver de Fisterra a Santiago

 

Una vez finalizado el Camino a Fisterra, se puede regresar a Santiago en autobús, con la compañía Monbus, que cuenta con frecuencias diarias. También salen autocares a la ciudad de A Coruña, en una línea que realiza Autocares Vázquez.

 

Cómo volver de Muxía a Santiago

 

Si realizas el Camino a Muxía, puedes volver a Santiago con Autobuses Ferrín, con servicio diario hacia la capital de Galicia. Autocares Vázquez realiza también trayectos a A Coruña.

Créditos: El Camino de Santiago con Correos

Copyright

Círculo Chileno de Amigos del Camino de Santiago

2020